AHORA SÉ QUE TEMES A DIOS

Me causa curiosidad la frase del Eterno hacia nuestro padre Avraham luego de su última prueba:
 
“No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único.” ,repercute “AHORA SÉ QUE TEMES A DIOS”…
 
Durante su vida Avraham había sido probado en nueve ocasiones en cuanto al amor por el Eterno, pasó cada una de las pruebas y cada prueba tenía una promesa, esta última prueba no tenía promesa al ser formulada, pero era una prueba del todo por el todo, su hijo era todo lo único grande luego del Eterno que podía perder Avraham, Itzhak era su mas grande promesa, no había otra promesa mas grande que esa y si la perdía?
 
Qué difícil prueba, muy diferente a las otras, era una prueba ciega, y aunque tomó la decisión de obedecer esa misma noche y emprende el camino a la mañana siguiente, tuvo tres dias de camino para cambiar de decisión, tres dias de terrible angustia, pero aún mas impresionante es la fe que tenía, una fe ciega y obediencia absoluta porque las otras pruebas si las entendía, pero esta última no la entendía, las pruebas de amor al Eterno actuan bajo entendimiento, pero las pruebas de obediencia actúan bajo la incertidumbre de la ilógica, y Avraham la llena con fe:
 
“Yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y VOLVEREMOS a vosotros”, sabía que volvería con El, ya sea tal cual o resucitado, luego vemos que viene la promesa después de la prueba: “El ángel del Eterno llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el Eterno, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único, de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz.”
 
No sé si lo notaron, pero esta vez le promete la victoria sobre sus enemigos, es decir, viene una prueba relacionada con sangre, y se da una promesa que habla de victoria contra los enemigos de Israel que siempre hostigan y prometen exterminar a la descendencia de Avraham: “tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos”. B’H!!! 🙂
 
Otro detalle, el sacrificio quedó pendiente, noten que el asno ya no lleva la madera sino Itzhak en sus hombros…
aeeee
Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: